DÍA 10. La Prosperidad es tu Elección

El siguiente paso para acercarte a una vida más próspera es darte cuenta de que la prosperidad es una elección. Esto significa que depende de ti. Nadie te puede hacer próspero o te puede robar tu prosperidad, excepto tú. Las condiciones prósperas en tu vida las creas tu, de la misma manera que has creado las otras condiciones en tu vida hasta este momento.


Lo se, lo se. No crees que tu has elegido algunas de las cosas en tu vida. Pero antes de que vayas a negar que tu eres el responsable de lo que ha sucedido en tu vida hasta ahora, te pido que te detengas por un momento y lo reconsideres. Toma unos minutos para pensar en todo lo que hay en tu vida: las cosas que te gustan y las que no te gustan. Realmente piénsalo. Esto es importante.


Ahora, pregúntate: ¿Cómo llegué a donde estoy ahora? Puede ser que no te guste estar donde estás ahora, pero si te vas hasta el principio de todo, verás que llegaste aquí debido a las incontables pequeñas decisiones que tomaste a lo largo del camino. Aun cuando te sientas aprisionado por una relación mala o te sientas atrapado en un trabajo sin salida, fueron tus decisiones las que finalmente te llevaron a este punto.


Lo bueno de todo esto, lo VERDADERAMENTE bueno de todo esto, es que siempre ERES LIBRE PARA TOMAR NUEVAS DECISIONES


Claro, hay límites. Si elijes por ejemplo, brincar de un edificio pensando que al estirar tus brazos podrás volar, ciertas leyes naturales, como la de gravedad, pueden evitar que obtengas lo que deseas por la forma en la que lo deseaste.


Sin embargo, si te tomas el tiempo de estudiar la gravedad de la Tierra y determinas como puedes trabajar con ella para lograr tu objetivo, entonces, será posible que encuentres una forma de estirar tus alas y volar desde un edificio.


La verdad es que puedes tener todo lo que elijas tener siempre y cuando estés dispuesto a trabajar con las leyes naturales y universales para obtenerlo. Parte de la razón de ser de este experimento es concientizarte de esas leyes y ayudarte a entender como puedes trabajar con ellas.


Y no te preocupes. Tu deseo de tener prosperidad está ciertamente dentro de la ley natural. Si no, no habría gente próspera y eso no es verdad. La prosperidad abunda y lo que uno puede tener, lo puedes tener tú también. No hay límites, excepto lo que tú creas.


Puedes hacer una elección. Eres el único que puede hacerlo. Y si lo entiendes o no, lo estás haciendo cada vez que lees tu Plan de Negocio para la Prosperidad y cada vez que visualizas tus sueños. Decides esto cada vez que haces una afirmación positiva o te tomas unos minutos para colocar dinero en el contenedor para compartir tu prosperidad con otros.


Lo haces cada vez que bendices a alguien. Lo haces porque entiendes en tu interior que la consistencia es parte del proceso de la prosperidad. Claro, quizá sea más sencillo brincarse esa parte del experimento, pero tu has elegido hacer cambios duraderos en tú vida y sabes que no lo puedes hacer a menos que no te brinques un solo paso del proceso. El brincarse pasos es para los que deciden quedarse donde están. Tú no eres uno de esos.


Así es que, desde mi perspectiva aquí en el Día 10, te quiero felicitar. Felicidades por tomar la excelente decisión de seguir con el proceso durante los primeros 10 días. De aquí en adelante, cada día será más fácil.


La Acción del Día:

  1. Envía correos a tus compañeros del proceso. Hazles preguntas, comenta cómo vas, y aunque no te consideres muy sociable, trata de participar enviando correos a algunos de ellos o a todos. Tu presencia servirá de bendición para los demás y te prometo que será benéfico.

  2. Lee de nuevo tu Plan de Negocio para la Prosperidad.

  3. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces.

  4. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones. Es tu elección.


El Pensamiento del Día:


"Hay dos elecciones principales en la vida: aceptar las condiciones actuales en las que vives, o aceptar la responsabilidad para cambiarlas. —Denis Waitley


La Afirmación del Día:


"La prosperidad es mi elección. Elijo ser más próspero cada día."