DÍA 19. Lo que se siembra…

Aun cuando estamos en contacto con nuestro ser interior, el encontrar satisfacciones terrenales puede ser un reto. El incremento en riquezas, por ejemplo, puede mejorar cada aspecto de nuestras vidas, pero si no tenemos cuidado, nos puede engañar al hacernos creer que nuestra felicidad depende de la continua entrada de dinero. Cuando nos volvemos dependientes de cualquier cosa o persona para ser felices, inmediatamente empezamos a temer qué pasará si lo perdemos.


Es por eso que mientras caminamos el camino de la prosperidad, buscamos mantenernos separados de lo que buscamos. Aunque parezca ilógico, el estar separado no significa alejarnos de lo que deseamos. Separarnos significa cambiar nuestra necesidad de controlar cómo queremos que se de la experiencia por el simple deseo de dejar que la experiencia suceda.


Significa soltar lo que queremos de la manera limitada como lo vemos, para que podamos experimentarla de la manera rica, completa y afirmante en la que quiere fluir hacia nosotros. Y esto significa darle a lo que queremos, el espacio y la libertad que necesita para entrar.


Una manera sencilla de separarnos es el de soltar tus deseos con tus bendiciones.


Si lo que deseas es tener más dinero, no sólo te imagines volviéndote rico, también dedica algo de tiempo a visualizar a otros prosperando en su economía también.


Si lo que buscas es mayor felicidad, visualiza a los demás llenos de alegría.


Si lo que deseas es una relación amorosa, visualiza a los demás siendo amados incondicionalmente.


Cuando estás dispuesto a dar a los demás lo que quieres para ti, no solamente bendices el mundo a tu alrededor, sino que abres el flujo de cosas buenas para todos, incluyéndote a ti.


Y así, lo que se siembra, se cosecha (lo que haces, se te devuelve). Así funciona el mundo.


La Acción del Día:


  1. Lee nuevamente tu Plan de Negocio para la Prosperidad.

  2. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces.

  3. Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.


El Pensamiento del Día:


"Cuando te separas mentalmente de ti y te concentras en ayudar a los demás con sus problemas, puedes manejar con mayor eficiencia tus problemas. De alguna manera, el acto de dar de ti es un factor personal de generación de energía." --Norman Vincent Peale--



La Afirmación del Día:


"Lo que doy a los demás se me regresa."





Imagen: Gerald Altmann