DÍA 23. No Mereciendo lo suficiente

Hemos pasado mucho tiempo en este experimento bendiciendo a los demás. Pero no pienses que la razón de bendecir a los demás es portarse bien para merecer la prosperidad.


No te engañes. La prosperidad no tiene consciencia. No elige a quien dirigirse en base a méritos. No le da a los buenos y se aleja de los malos. A la prosperidad no le importa eso.


Así es que no creas que si bendices a mucha gente, o si das de ti a los demás, automáticamente prosperarás, porque no es cierto.


La prosperidad se acerca a quienes hacen cosas para atraerla, se acerca a los que tienen consciencia acerca de la prosperidad. Y la consciencia de la prosperidad es algo que se desarrolla no sólo por lo que piensas, sino también por lo que haces.


• A medida que bendices a otros, te concientizas de las bendiciones que ya tienes en tu vida.


• A medida que colocas dinero en tu contenedor a diario, te concientizas de lo que tienes para dar, en lugar de lo que necesitas obtener.


• A medida que enfocas tu atención en los que están a tu alrededor, tienes menos tiempo para pensar en tus propias deficiencias.


• A medida que lees tu plan de negocio para la prosperidad a diario, te concientizas de lo que es posible que haya en tu vida.


• A medida que afirmas a diario prosperidad, te concientizas del mundo próspero que está alrededor de ti.


• A medida que piensas en todo lo que tienes que agradecer, te comienzas a sentir más próspero.


Estas acciones, que parecen sencillas. Repetidas a diario, te hacen pensar de manera diferente. Y en la medida que tu pensamiento se mueve de un “no tengo” hacia la prosperidad, así se moverá tu vida.


Así es que no te preocupes demasiado si mereces la prosperidad o no. Nadie necesita pensar en eso.



La Acción del Día:


  1. Lee nuevamente tu Plan de Negocio para la Prosperidad y las diez cosas de tu lista de Agradecimientos.

  2. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces.

  3. Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.


El Pensamiento del Día:


"No obtienes lo que te mereces inherentemente. Obtienes lo que deliberada e intencionalmente atraes al ser quien eres, pero también por lo que piensas, dices y haces..." --Dan Kennedy de “Sin tonterías, Atracción de Riquezas para Empresarios” (No B.S. Wealth Attraction for Entrepreneurs)


La Afirmación del Día:


"La prosperidad fluye hacia los que son prósperos. Yo soy próspero."