DÍA 25. ¡Tú Puedes!

Hay muchas cosas necesarias para crear una vida próspera, pero algo esencial que debes tener es el sentimiento de que no importa lo que se necesite, tú puedes ser, hacer y tener todo lo que quieras. Cuando estés tan convencido de que tendrás lo que quieres, a pesar de todo, nada te detendrá. Como el trenecito en el popular cuento de niños, pensarás que “sí puedes” brincar todos los obstáculos, todas las barreras y todos los bloqueos en tu camino.

Esta actitud de “Sí Puedes” es vital, porque entre más confianza tengas en tus propias habilidades, más deseoso estarás de seguir avanzando, y mientras menos confianza tengas, menos te aplicarás a este proyecto, ya que las cosas que se hacen con medio corazón, rara vez tienen éxito.

Cuando Kate era niña, su maestra de cuarto año de primaria era una mujer seria que rara vez reía (según Katie). El primer día de clases escribió una sola regla en el pizarrón. La regla era sencilla: durante todo el cuarto año, no podrían utilizar la frase “no puedo”.

La regla era sencilla; obedecerla no lo era. Pero para el final del año, Kate se había enfrentado a suficientes regaños para convencerse de que todo era posible. Y gracias a esa maravillosa mujer — que realmente sí sonreía frecuentemente — Kate desarrolló una actitud de “Sí Puedo” por la cual está muy agradecida.

A lo largo de los años se ha repetido "Puedo hacer esto" muchísimas veces para mantenerse centrada en lo que quiere, aun en los momentos cuando no sabe qué hacer para obtener lo que desea. Por ejemplo, deseaba hacer un video que tratara acerca de "Bendiciones" y no tenía idea de donde comenzar. Nunca había hecho nada así, pero al recordarse continuamente que sí podía, encontró la información que necesitaba, el software y aprendió cómo hacer su propio video.

Hoy es tu turno para aplicar esta actitud de “Sí Puedo” a tus sueños y objetivos.


Lee tu Plan de Negocio para la Prosperidad y con cada objetivo, afirma en voz alta "¡Yo puedo hacer esto!" Repite las palabras con todo el sentimiento y emoción que tengas, no solo convenciéndote a ti, sino a todo el Universo. Y al final de tu Plan de Negocios para la Prosperidad escribe la siguiente oración:

"¡¡¡YO PUEDO hacer esto. YO HAGO esto. YO ESTOY haciendo esto ahora!!!"

Y todos los días durante el resto del experimento, continúa afirmando esta oración con una actitud de “Sí Puedo” mientras lees tu plan cada día. También afírmalo cada vez que sientas que dudas. Puedes hacer todo lo que decidas que quieres hacer. Esta afirmación te ayudará a decidir que lo que has escrito en tu Plan de Negocio para la Prosperidad es posible. La Acción del Día:

  1. Lee nuevamente tu Plan de Negocio para la Prosperidad y las diez cosas de tu lista de Agradecimientos.

  2. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces. Espera recibir algo en regreso.

  3. Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.

El Pensamiento del Día:

"Para obtener un gran éxito, debemos sentir internamente que podemos, y debemos estar inspirados por la determinación de que no es solamente irresistible, pero que esto es tan profundo como la vida misma. El que cree que puede, puede. El que cree que puede utilizará eficientemente todo su poder presente y constantemente incrementará esa capacidad. Pero el que duda de su poder, no lo podrá usar. Y aquí es donde descubrimos una de las primeras causas por las que fallamos, así como una de las grandes leyes para lograr las cosas."

--Christian D. Larsen-- de Cómo Logran el Éxito los Hombres y las Mujeres.

La Afirmación del Día:

"Puedo hacer todo lo que decida hacer. He decidido disfrutar de una prosperidad ilimitada. La prosperidad es MÍA."