DÍA 9. Soltando lo que Queremos

Ahora que has graficado tus sueños y objetivos en tu Plan de Negocio para la Prosperidad, Kate Nowak tiene una pregunta muy importante que hacerte:


¿Si no logras nunca ninguno de los objetivos y sueños, serás feliz de todas formas?


Piénsalo. ¿Está tan atada tu idea de felicidad a tus esperanzas y sueños que si no los obtienes, temes nunca poder sentir una felicidad verdadera?


La razón por la que esta es una pregunta tan importante es porque la insatisfacción no solo evita que seas feliz, también evita que llegue a ti lo que crees que necesitas para ser feliz. Es una de esas grandes paradojas de la vida.


Probablemente te has dado cuenta que como sociedad, nos hemos vuelto adictos a las gratificaciones instantáneas. Queremos lo que queremos cuando lo queremos. Nos hemos convertido en la sociedad del “debo-tenerlo-ahora-mismo", y cuando no obtenemos inmediatamente las cosas que queremos, generalmente nos desilusionamos.


El problema es que la desilusión es una emoción que se agita fácilmente y la energía que emite no es muy atractiva. Es más, lo único que atrae exitosamente es más desilusión.


Esto puede ser un gran problema en cuanto a las leyes de la energía y la consciencia. Realmente obtenemos en esta vida lo que pensamos la mayor parte del tiempo, entonces cuando dejamos que la tendencia dominante de nuestro enfoque se centre en lo que está mal en nuestra vida y lo que nos falta, esencialmente nos programamos para recibir más de lo mismo.


Cuando decidimos que si no obtenemos lo que deseamos no podemos ser felices, nuestra desesperación no solo aleja nuestros deseos, sino que nos hace sentirnos miserables durante el proceso.


La clave, por lo tanto, es estar dispuesto a soltar. Al mismo tiempo que nos enfocamos en nuestros deseos, también debemos soltarlos. Si pensamos en ellos, debemos al mismo tiempo, separarnos del resultado esperado.


Esto, por supuesto, suena más sencillo de lo que es realmente. A medida que pensamos soñamos y visualizamos lo que queremos, la idea de tenerlo se solidifica en nuestras mentes, y mientras lo va haciendo, nos encontramos estando más y más identificados con lo que queremos. Pronto, el ego se hace presente y como cualquier niño malcriado dice, "Si no me das esto, nunca seré feliz". Y nos creemos la amenaza.


Por el contrario, debemos tratar de no darle al ego la oportunidad de hacer demandas. Y la manera más sencilla de hacerlo es no dejando que nuestros sueños y objetivos nos definan.


Simplemente persigue tus sueños por el hecho de ser sueños, no porque creas que te van a cambiar.


Lo más importante de desarrollar este tipo de actitud es esto: Al soltar tu imperioso deseo de obtener lo que sea, automáticamente abres la puerta para que entre en tu vida. Al estar dispuesto a dejarlo ir, tu enfoque se mueve de la desesperación a la paz. Entonces aquello con lo que sueñas, puede fluir más fácilmente en tu vida. Cuando llega, te ayuda a mejorar tu vida que ya es feliz, tu vida que es feliz porque así lo decidiste.


La Acción del Día:


  1. Continúa haciéndote preguntas y cambiando tus pensamientos y creencias a medida que te des cuentas de los que te limitan, y dedica tiempo también a entregarte a la felicidad.

  2. Lee de nuevo tu Plan de Negocio para la Prosperidad.

  3. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces.

  4. Bendice a la persona o personas en tu lista de bendiciones. Imagínalos felices con sus vidas así como tú lo estás en la vida que acabas de crear en tu Plan de Negocio para la Prosperidad.


El Pensamiento del Día:


"¿Sabes que he encontrado lo que se necesita para ser feliz? Sencillamente aceptar lo que es. ¿No es algo elegante? No hay nada más que decir en realidad. -Neale Donald Walsh, Conversaciones con Dios


La Afirmación del Día:


"Suelto la desesperación y me relajo con paz, alegría y amor ahora mismo."