DIA 29. El Juego

En los años treintas, durante la Gran Depresión, un hombre desempleado, llamado Charles Darrow se encontró con que no había dinero, no había trabajo y su familia estaba muy necesitada. Como muchos otros, Darrow tenía muchas razones por las cuales estar preocupado.


Pero al darse cuenta de que el preocuparse no ayudaba en nada, Charles y su esposa, Ester, se resistieron a la necesidad de preocuparse y, en vez, se pasaron horas reinventando un juego popular que había existido durante más de 30 años. El juego, que permitía que los jugadores rentaran propiedades, pagaran impuestos y servicios e hicieran todo lo posible por mantenerse fuera de la “cárcel” se llamaba Terrateniente.


El Terrateniente ya había sido reinventado muchas veces por varios individuos, y algunos hasta lo habían comercializado con algo de éxito. Pero a principios de 1934, un amigo le enseñó a Darrow una versión del juego que reflejaba un sitio de veraneo famoso en esos tiempos. Era algo mediocre en apariencia y se enfocaba en la avaricia de los que monopolizaban el mercado. En esa versión, al igual que en las anteriores, los jugadores tenían que ser los “malos” para ganar.


Darrow decidió modernizarlo por completo, creando un tablero colorido con piezas basadas en cosas que pudiera encontrar en su propia casa, una superficie de juego cuadrada en lugar de circular y calles y propiedades que tenían claves en color para corresponder con el tablero. Se reescribieron la reglas para enfocarse más en una estrategia financiera en lugar de la avaricia. Logró hacer que el juego fuera más divertido.


Juntos, mientras la depresión económica estaba alrededor de ellos, Charles y Ester se pasaron incontables horas jugando y refinando el juego, convirtiéndose en millonarios mentales una y otra vez a medida que compraban, vendían y rentaban propiedades en esta versión miniatura de Atlantic City, el lugar recreacional donde, en tiempos más prósperos la pareja había pasado muchos días de disfrute.


Ellos nombraron el renovado juego “Monopoly” (Turista) y después de perfeccionar las reglas, invitaron a sus amigos y vecinos a jugar esta nueva versión con ellos. Sus amigos les pidieron copias del juego y los motivaron para que la pareja comercializara esta nueva versión.


Con motivación, Charles Darrow pronto se encontró demostrando el Monopoly en las tiendas de Filadelfia donde cientos de personas estaban en fila para comprarlo. Cuando los pedidos para la Navidad de 1934 fueron tan grandes que la pareja no pudo darse a basto, Darrow buscó a Parker Brothers, y les vendió los derechos del juego a cambio de regalías. En un año, los Darrows ya eran millonarios. Todo debido a que en tiempos difíciles, Charles y Ester Darrow decidieron jugar a las posibilidades.


Ya sea que tengas una necesidad inmediata dinero, una preocupación por tu salud, o estés involucrado en una relación descompuesta, no importa lo que sea tu dificultad, no se resolverá con tus preocupaciones. Es más, entre más te preocupes, más te alejarás de la solución que buscas.


Así es que hoy, sin importar el problema que tengas, te pido que sigas la directriz de Darrow y juegues con las posibilidades. Agrégale un poco de color a cualquier pensamiento negativo que tengas, cambia la forma de tu mente, y comienza a hacer estrategias con el lado juguetón de tu naturaleza. Mira el lado amable de la vida, y pronto verás que la vida es más disfrutable.


La vida, después de todo, es un maravilloso juego de posibilidades infinitas. ¿Por qué no jugarla así?


La Acción del Día:


  1. Lee nuevamente tu Plan de Negocio para la Prosperidad y las diez cosas de tu lista de Agradecimientos.

  2. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces. Espera recibir algo en regreso.

  3. Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo. Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.


El Pensamiento del Día:

"No existe ni una pisca de evidencia a favor de que la vida sea seria." --Brendan Gill--


La Afirmación del Día:

"Juego el juego de la vida excepcionalmente bien."